DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

No me baño en el malecón…

7 comentarios

 

Cuando hice el preuniversitario pasaba más tiempo entre malecón y la Playita 16 que en la escuela. Nunca me escapaba solo. Rosa Elena, Alberto Girona, Llamazares y yo hacíamos novillos para meternos en el agua. Nadábamos hasta el primer canto del veril de la plataforma insular. Más allá acechaban morenas, barracudas, mantas, pulpos y tiburones. No le temíamos a nada. Otra de mis pasiones era bañarme desnudo en Santa María del Mar por la noche. Freud opinaría que yo buscaba aquella sensación de seguridad de mis nueve meses en el vientre materno. Todo oscuro, cálido y líquido.

En 1976 estrenaron Tiburón sangriento. Entonces no sabía quién era Steven Spielberg ni que Jaws ya era un éxito de taquilla en el mundo entero. Huyendo de un turno de Matemática que tanto odiaba, me fui al cine Payret. Me senté en la platea. Sabía la manipulación a la que iba a ser sometido pero la hipnosis fue total. Me había preparado para crudezas y sustos pero una escena me paralizó: cuando Martin Brody, el jefe policía, tiró una cucharada de pescado al mar, el escualo protagonista sacó su cabeza y enseñó los dientes. Pegué un brinco mayúsculo. De haber estado en el balcón, me hubiera golpeado con el techo. A partir de ese momento y hasta el mismísimo final, vi la película con los pies sobre la butaca. Tenía un miedo que ganaría el campeonato mundial de miedos.

© Fidel Hdez Avalos

© Ernán Dezá

Demoré más de un año en regresar a una playa. La primera vez que volví, estuve buscando una aleta dorsal en la orilla durante horas. Cuando intentaba adentrarme en el mar, me parecía ver los dientes del gran tiburón blanco delante de mí, en la espuma, en el reflejo del sol o en el pico de cualquier ola. Y hasta oía el leitmotiv que acompañaba al escualo en sus apariciones en pantalla. Tan…tan. Tan…tan. Tan… tan… tan. Tan… tan…tan…tan. Tan tan tan tan tan tan tan tan tan tan. Tan tan tan.

Mr. Spielberg había estrujado mi valentía como un papel y la había ahogado en la salsa de tomate que usaba para simular sangre. No volví a meterme jamás en las aguas del malecón ni a bañarme de noche, en Varadero, el Mediterráneo, los lagos suecos, ni siquiera en una piscina. Y ha pasado mucho tiempo.

El cine pudo cambiarme la vida. No el bueno que hacen los genios para los intelectuales sino el que hacen los artesanos para entretener a gente como yo.

 

Anuncios

7 pensamientos en “No me baño en el malecón…

  1. Muy divertido
    un abrazo
    Pepe

  2. Gracias don Pepe Raya, viniendo de tí es un honor.

  3. Me temo que me pasa lo mismo! Como soy buen nadador, y debo de tener capacidad pulmonar, mi tío, que tiene un bote en un pueblo de la costa de Tarragona, siempre me pedía que me zambullera a comprobar que el ancla estaba bien fijada, en nuestras salidas mediterráneas. Yo, por no quejarme, siempre lo hacía, pero cuando reseguía la cadena con las manos y tiraba para ver si el ancla se movía o no, siempre acababa observando a mi alrededor la nada más absoluta del mar, y me imaginaba que en cualquier momento, de cualquier lugar, podría asomar la sombra de un tiburón blanco (leer que uno de ellos había atacado no muy lejos de donde estaba a un surfista en 1985 no ayudaba a superar el miedo) o una tintorera, más habitual en el Mediterráneo. Dos tironcitos de rigor a la cadena, la cosa está bien fijada, y a salir del agua.

    Y todo porque de pequeño vi, escondido tras el sofá porque mis padres me habían obligado a irme a la habitación, ‘Tiburón’.

  4. El buen cine ante todo debe de entretener. Lo demás vendrá luego pero si no entretiene no es bueno. Esa parece una máxima sencilla, pero demasiadas veces se olvida. Eso si, cada uno se entretiene como dios le dio a entender.

    En cuanto a bañarse en el malecón, pues si lo he hecho. Aunque a altas horas de la madrugada y en un estado lamentable, tanto que un trozo de rueda me pareció un tiburón……..Cuidate

  5. Coincido contigo, si no entretiene y no tiene espectadores, no tiene sentido pasar tanto trabajo para proyectarlo en una sala vacía. Lo importante es comunicar, y para hacerlo hace falta saber manipular.
    Me apena que hayas sufrido “El ataque del tiburón rueda”. A mi tambien me salieron bichos raros en el agua alguna vez, en ese mismo “estado lamentable”. 🙂 Saludos y muchas gracias. Tu blog me hipnotiza.

  6. Entonces te impresinó tambien, aunque a escondidas. 🙂 Y yo qué pensaba que era el único! Un abrazo, sabes que te quiero mucho.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s