DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Playita 16 (I)

4 comentarios

Corría 1975, el “Año del Primer Congreso” del PCC. Si el lector es avezado y versado en matemática, podrá calcular que “Yo, el cronista” tenía ya dieciseis. Una tarde a la salida del preuniversitario donde simulaba estudiar, mi amigo Alberto Girona me dijo: «Ponte mañana tu mejor trusa debajo del uniforme, que te llevaré al lugar con más swing de la Habana.»

No tuve que escoger mucho el bañador. Tenía sólo uno, hecho con las patas recortadas del pantalón elastizado de Lázara, la vecina de los altos, roto en la entrepierna para su desgracia y mi fortuna.

Casi no pude dormir. Girona me había mostrado secretos y espacios de la ciudad que ni soñaba. Él vivía en Miramar, en una casa de tres plantas diseñada por su padre, el arquitecto Mario Girona, con vecinos tan ilustres como el hijo del Héroe tal de la Revolución,  o encumbrados dirigentes de la prosapia de Más Cúal, el ministro de transportes de entonces. Yo vivía en un casón del Cerro que colindaba con el de los Nápoles Colombat. Ellos habían convertido un habitáculo gemelo al de mi parentela, en un solar poblado por medio Santiago de Cuba.

Alberto vestía bluyins Levy y llevaba lentes Christian Dior. Yo usaba mañana, tarde y noche el mismo pantalón del uniforme de la escuela. Todo lo que decía mi compañero de aula miramariense era más verdad en mi adolescente e insegura opinión, que la Biblia para un testigo de Jehová. El paraje al que me guiaría tenía que ser el paraíso.

© ojitoaqua

© ojitoaqua

Bajamos desde su casa por Primera de Miramar y atravesamos un edificio medio en ruinas, llegando a calle 16. Dos muros paralelos despintados y mostrando sin pudor sus ladrillos comidos por el salitre, la costa cubierta de arrecifes «diente de perro» y casi tanta gente como en la casa de mis vecinos santiagueros. Alberto tenía que estar tomándome el pelo.

Me empujó a una piedra como a una res que llevaran al matadero municipal. Mientras nos quitábamos la ropa Girona empezó a saludar gente. El primero fue el sastre F. del P. (bicho más feo, no he vuelto a ver). Luego llegó D., arpón en mano, los hermanos E e I. N., el rubio tropical Mantequilla y otros. Pronto noté que el único con la fecha de vencimiento superada era F. del P. A un lado: coreógrafos, periodistas, diseñadores, modelos, dramaturgos y pintores maduros y conocidos; del otro, bellos jóvenes anónimos.

En casi doscientos metros de litoral, sólo había dos mujeres. Deportivas y troncudas. Ignoraban nuestra presencia. No vi niños retozando, ni viejas desgreñadas. No era playa oficial, no había salvavidas, ni tampoco ahogados. Miré a Alberto y me sonrió ladeando la cabeza. Yo estaba en mi salsa, rodeado de varones de más o menos nuestra edad. Coqueteo en el aire con olor a salitre.

El diente’perro comenzó a parecerme mármol de Carrara.  

Anuncios

4 pensamientos en “Playita 16 (I)

  1. AY,,,FIDE,,,YO. GOZE TANTO EN ESA PLAYIA DE 16 ,,,Q. TIEMPOS AQUELLOS,,,,,,,Q. NO. VUELVEN MAS,,,,,FUI, RECIENTEMENTE A CUBA,,EM FEBRERO ,,Y. TENGO UN AMIGO,,QUE TIENE UNA PALADAR RESTAURANTE,,,LÊ. DIGO ASI, PORQUE ÉS UNA CASA( LÁ DE EL). MUY LINDA Y SOFISTICADA,, COM METRE CHEF,, QUE TE EXPLICA CADA PLATÔ,,UN POÇO CARO,,,PÊRO VAE LÁ PENA,,MI AMIGO SE LLAMA HUBERT ,,BUENO ÉS AL LADO DE LÁ PLAYITA DE 16,,Y FUIMS A DAR UN PASEITO,,ME DIERON GANAS DE LLORAR,,HABIAN TRÊS JINETERAS Y TRÊS VIEJOS ,,DESOLADA,,,SIN VIDA,,,Y PENSAR QUE FUE TAN BUENO,,,,,,PÊRO. QUE VAMOS A HACER EL TIEMPO ,PASA,,,,,,,,,,,Q. TRISTEZA,,,,,

  2. Amado: Me alegro haberte recordado buenas cosas. Tantas pasaron en Playita 16, que creo que terminarían en un libro, donde contaré muchas anécdotas picantes. Disfrutamos en otros lugares, tú has gozado de Londres, Río, Sao Paolo… Esas ciudades no cambian mucho y siempre estarán allí, divertidas y lindas. Un abrazo y gracias por leerme.

  3. Éramos tan jóvenes! Es verdad, muchas veces fui ahí a bañarme pero son tan malos que cuando vieron que todo eso se le llenó de frikis en los 80, la asfaltaron. Eso es ser malo. Estas escapa’o! Bacán, daleeeeee!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s