DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Músicos Cubanos II

13 comentarios

El músico cubano más importante del siglo XIX, el organista de iglesia Manuel Saumell, comenzó a escribir una ópera para la soprano Dolores de Saint-Maxent. Tenía veintiún años. Ella le rompió el corazón, casándose con un hombre rico. Saumell se refugió en la composición de más de cincuenta contradanzas.

Los cubanos salimos ganando: surgió la música criolla. Las piezas del organista fueron la semilla de danzones, habaneras y guajiras. 

Yo las disfruto como lo hacía de niño. Aquí la intrepretan el maestro Roberto Urbay y el conjunto Axivil Criollo.

Anuncios

13 pensamientos en “Músicos Cubanos II

  1. …y yo como danzonero me descubro agradecido…

  2. Mucho hay que descubrir todavía sobre el danzón, Angel. Y mucho que leer en tu maravillosa “Almendra”. Un abrazo!

  3. Hola. Quisiera comentarte que en México se ha descuidado la recopilación de música del siglo XIX, en lo que se refiere a bailes. Son escasos los grupos de danza que tienen algún cuadro de “Bailes de Época” como les llamamos, y sólo con ellos podemos apreciar ejemplos de habaneras, contradanzas, cuadrillas, varsovianas, valses, etc. Una lástima pues son géneros que también forman parte del folklore latinoamericano. Saludos, Luis

  4. Es una lástima. Creo que esas danzas eran comunes en toda América Hispana. Entre los criollos, claro está. El origen de la mayoría de la música es sacra, juglaresca o popular bailable. Qué después se convierta en clásica o culta depende de otros factores.
    Pondré otros ejemplos de la época, alternando con la desconocida música campesina cubana.
    Un abrazo!

  5. Querido Fidel, creo que tu generosidad conmigo está rayando lo hiperbólico, tanto que ya empiezo a creer que eres la reencarnación de Francisco de Quevedo. Espero que pronto podré leer de tu puño y letra la segunda parte del Buscón. Bromas aparte, es un lujo poder disfrutar de tus textos, te mando un fuerte abrazo con aroma de tequila.

  6. Sigues con tu cruzada musical. De este músico sinceramente ni hablar había oído. Cuidate

  7. Soy poco pródigo en repartir elogios. Pongo a mis amigos por testigos. 🙂
    Ya te escribiré con calma, evidentemente no he tenido tiempo para nada en estos días.
    Un abrazo.

  8. Uno de los dos conservatorios más importantes de Cuba se llama Manuel Saumell.
    Antes de él se había hecho música en la islita, pero todavía muy europea. Con Saumell las cosas comenzaron a cambiar: fue introduciendo lo africano y hasta lo aborigen. Alguien lo ha catalogado como nuestro Scott Joplin, Esa manía de las comparaciones…
    Los cubanos no tenemos mucho más que ofrecer que música y baile, además de habanos y ron. Me parece bueno compartir las cuatro cosas. 🙂

  9. Asi es. Él fue un precursor de la música criolla. Se nota la influencia amerindia en el uso de las maracas y un tumbaito africano muy suave. Un empaste lindo. Todo un genio! Gracias por recordarlo.
    Daleee…

  10. Sus obras despiden cubanía, por eso el bailarín y coreógrafo Ramiro Guerra (estoy haciendo mi tesis sobre él y su trabajo de teatralización de nuestro folclore) tomó su música para llevarla a escena a través del movimiento. Genial!!

  11. Magelita: Me has dejado fascinado. Ramiro Guerra! Comienzas por Sensemayá y no terminas nunca con sus trabajos para el Conjunto Folclórico Nacional. Maravillosa tesis! Tendré el gusto de leerla, sin dudas. Imagínate que el teatro Mella era la sede de Danza Contemporánea y el Folclórico. A Ramiro todos lo tratan allí de “maestro” , con el respeto merecido. Recuerdo haber conversado en una ocasión con él y Teresa González sobre el amailá (harina de maíz con quimbombó para Shangó) mientras lo comíamos en los Jardines del Mella. Sabrosa conversación y no menos sabroso plato. La primera vez que ví bailar una contradanza fue con Ramiro como corégrafo. Coincidencias? Un quiero muy grande!

  12. Las gracias se las damos a las coreografías de Ramiro Guerra para el Conjunto Folclórico Nacional, que Magela Tosar me ha recordado. Un placer tenerte por aquí y un abrazo, aunque…

  13. Ya ves Ernán, me apasiona el trabajo de Ramiro, qué placer que hayas podido conversar con él así, ojalá pueda disfrutar en algún momento yo también de su diálogo. Yo ando tras la pista de todo lo que ha hecho, y ha sido mucho, espero no dejarme nada por recorrer. Un abrazo para ti.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s