DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Bailes cubanos II

14 comentarios

Vivíamos en la habanera calle San Cristóbal y no había dinero para ir a ver películas. Pero al doblar la esquina, el cine Coloso abría sus ventanas por el calor. Una de ellas coincidía con la cocina de mi vecino de enfrente, Manolito. Me convertí en asiduo espectador de cine gratis en su casa, a traves de su ventana de voyeur convertida en pantalla barriotera. Con permiso de mis padres, pues tenía sólo siete años.

Evoco la expresión de Simbad, en la piel de Douglas Fairbanks, asombrado ante la aparición del tesoro y de Steve Reeves como Hércules derrumbando templos con sus músculos, entre otras imágenes, pero ”Un día en el solar”, el primero de los dos únicos musicales que se han filmado en Cuba, lo recuerdo escena por escena. La música de Tony Taño, los bailes de Alberto Alonso, la elegancia de un solar estilizado y la gracia de los actores y actrices que meneaban con gran dulzura aquellas sus cinturas en el mambo más espumoso que se ha coreografiado.

El dúo de la escoba fue mi paradigma de la sensualidad solariega durante años, con sus piropos rimados de guapería fina, tan comunes en mi niñez. Sonia Calero y Roberto Rodríguez usando la escoba como pretexto para coquetear. Del bossa nova al mambo y luego al guaguancó. Los dos últimos minutos me parecen de antología.

A disfrutarla como la disfruto yo, bailando.

Anuncios

14 pensamientos en “Bailes cubanos II

  1. Me encantan tus recuerdos y me encanta todo ese aire poético de la Cuba que fue…

  2. ¡Ay!, ¡el baile cubano!, uno de mis grandes amores.

  3. Me alegra, pero no te dejes engañar por lo que creemos que fue Cuba desde la lejanía, 🙂 Como diría un famoso cubano: lo que fue y nunca ha sido es como si nunca hubiese fuesesido… Agarra ese perro por el collar. 🙂

  4. Muchas gracias, es un amor compartido…

  5. Gracias, gracias y gracias!! Ayyy esa batea jaja

  6. Esta noche soñaré que soy escoba… perdón, no me pude reprimir. Abrazos, Ernán.

  7. Por nada, Magelita linda.
    Deliciosa “Con el jabón, bon, bon y el cepillo, pillo, con la espuma, puma y la batea, tea…”
    Y aprovecho para aclarar que la señora que sale en el minuto 2:44 no es Barry White trasvestido. 🙂
    Mis padres vieron la versión teatral “El solar”, en el teatro Martí, que por cierto reabre el 28 de enero. Imagínate que soy tan viejo que ví a Candita Quintana y a Carlos Pous haciendo teatro bufo allí! Era un niño, claro.

  8. Las gracias que corresponden y un abrazo sentido para tí.
    Quién no querría ser escoba y poder bailar con este par de maravillas?
    No es leyenda: cuando la gran Maya Plisetskaya vió esta escena pidió a su marido Rodion Schedrin que le hiciera un arreglo a la Carmen de Bizet, para que Alberto Alonso se la coreografiara. El producto es un clásico de clásicos.

    Pero no puedo evitar ponerlo por Alicia Alonso, otra gloria cubana. Ella le puso la sal española con que la gran Maya no pudo sazonar esta coreografía. Chovinista yo? No, hombre, no… 🙂

  9. Sublime, siempre haces crecer y crecer tus entradas…

  10. De todas maneras, fueseser es mejor que no ser en absoluto…

  11. Empecé a leer hace un poco este blog, me encanta la nostalgia que desprenden las palabras, no queda más que salir bailando esta tarde, en honor a Cuba, un saludo!

  12. Amigo Lunante:
    Cuba y bailar se me pegan en la boca, como si fueran sinónimos. La cadencia de un danzón, el juego rápido de los pies en un mambo y el movimiento siempre sabroso de las cinturas, el tumbao del son, la voluptuosidad de un bolero, el divino descaro del guaguancó. Quién dijo que es una isla que descansa en el Caribe? Somos una isla que baila.
    Gracias y un saludo desde el Polo Norte, blanquito de nieve.

  13. lo cierto es que la salsa me encanta. Y cuando escuché este sonido del “nuevo mambo” que se estaba cociendo en aquel entonces, mientras suena el chá chá del segundo vídeo…la coreografía es una elegancia, pero las conversaciones también lo son y me quedo con: “El silencio es más peligroso que la palabra”, ese guapeo característico del baile cubano, sinceramente, creo que no se ha trasladado a otros lugares del mismo modo y si se pasó se perdió y ahí quedó ahogado en el traspaso. Me sigue encantando el Son cubano, lástima que no se haga ya y se estén pasando a otros estilos las gentes más jóvenes, solo espero que no se pierda en el tiempo y queden como un recuerdo musical.

  14. Me parece que en La Habana y Santiago de Cuba se sigue haciendo son callejero y montuno. Una “moda” que comenzó hace unas décadas, por necesidades turísticas. Me sorprendió en mi última visita a la isla, la calidad de septetos, trios y otros grupos que tocan el son más tradicional. Y me alegró sobremanera, aunque los jóvenes cubanos eviten escucharlos. Quizás no graben discos, pero allí están. Espero, como tú, que el son no se pierda en el tiempo. Gracias por visitarme, mucho que aprender en tu blog. Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s