DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

El hundimiento de Atlántida

38 comentarios

atlántida

Nimia y Araldo. Archivos de Después de la Media Rueda

Era 31 de agosto. En un pueblo vecino al de Cruces se celebraba un baile con la Orquesta Riverside. Héctor Araldo, el Don Juan del villorio, intentaba convencer a la madre de su novia. Y la señora se negaba, explicando el porqué:

¿Usted cree que voy a dejar ir a mi Atlántida al Ranchuelero Ausente, para que se aproveche de su inocencia por el camino? Ya ha tenido tres enamoradas en esta misma calle. Bastante que lo dejo visitarla.

Los padres de Atlántida eran muy cultos. Tuvieron dos hijas a las que llamaron Alfa y Omega. Cuando nació la tercera no había letra en el alfabeto griega posible, así que le encasquetaron el nombre del misterioso continente.

En medio del intento de persuasión de Araldo, su amigo Pitín tocó a la puerta ansioso. Dos autos esperaban. Uno con las mujeres y otro con los hombres. El Don Juan decidió: sin pareja o con pareja, no se perdería a la Riverside en vivo.

Al bajarse todos en Ranchuelo, Araldo descubrió a una castaña con un corte de pelo a lo Claudette Colbert. Tenía los ojos de un color raro, verdes con pinceladas marrón. Su amigo el doctor Garay los presentó:

Con esta puedes echar un pasillo, con Nena su hermana: no. Nena es mi Ginger Rogers cuando me siento Fred Astaire.

La esposa de Garay no sabía bailar. Se sentaba y miraba, segura de su marido y de su pareja de bailes. Admirándolos, cariñosa siempre.

Pronto la gente hizo círculo para ver a Nena y Garay danzar. Se acercaron a las ventanas para exhibirse ante los transeúntes. Los autos se detenían para mirarlos. Cuando los admiradores reiniciaron el baile, Araldo quiso bailar con Nimia, la castaña con el corte de cabello a lo Claudette Corbet. Pero un hombre alto y muy ancho de espaldas, se le había adelantado.

En el primer descanso Tito Gómez fue directo a la mesa de los crucenses.

Si tuviera sombrero me lo tendría que quitar. Nunca había visto a unos bailadores tan acoplados. —dijo sonriente. Nena se ruborizó. Garay respondió.

Gracias. Con una orquesta y un cantante como ustedes es dificil no coger el ritmo. —Tito bebió una cerveza con ellos.

A Nimia, una maestra de escuela que adoraba a sus alumnos, el tipazo de anchos hombros la había convidado a bailar por señas. Se acoplaron bien. Dos piezas, tres piezas y el hombre no abría la boca. Hasta que ella, acostumbrada a lidiar con hombres pues tenía tres hermanos varones, tomó la iniciativa preguntando. «¿Y tú de dónde eres?» Cuando el interpelado respondió «De Rodas», la voz parecía la de un niño chillando.

A la primera oportunidad, la castaña buscó otro compañero con la vista. Araldo interpretó sus gestos y se le acercó. A Nimia no le faltaban pretendientes pero se sentía cómoda con la campechanía de su vecino. Cuando ella le contó el trance, él se ofreció para alejarla del Tarzán con voz de falsete. Bailaron toda la noche.

Al otro día el Don Juan fue a visitar a su novia Atlántida.

Aquí no entra usted más, todo Cruces sabe que se pasó todo el baile con la menor de las Ávalos, la que se cree Claudette Colbert salida de la pantalla.

Héctor Araldo pensó protestar. No había intentado conquistar a Nimia, sino protegerla. Prefirió callar y no hacer resistencia. Se marchó sin despedirse.

Después de aquél día Atlántida se cerró a cal y canto, nadie la volvió a ver. Unos decían que se había metido a monja, otros que se había ido de rumbera con el circo Pubillones, otros que la tristeza la había matado. Se hundió en la grisura de la leyenda. Nadie supo jamás de ella.

Nimia y Araldo llevan sesenta años juntos. Él le lleva el café a la cama cada mañana. Algo tendrá ella que domó al mujeriego siendo tan joven. Han pasado huracanes, malos y buenos tiempos y no se han separado. Él aprueba las decisiones de su esposa, discutiendo un poco o sonriendo con picardía. Todavía bailan con la orquesta Riverside de vez en cuando.

Si lo sabré yo, que soy su hijo.

Anuncios

38 pensamientos en “El hundimiento de Atlántida

  1. ¡Enhorabuena por tu blog! Te he nominado para el premio: “The cracking chrispmouse bloggywog-award”.

    • Albertitus:
      De veras que me parece un honor que me hayas nominado para el premio y es algo que siempre me parece genial pues así podemos conocer otros blogs interesantes. Pero tengo por norma (y en eso soy un pesado aunque intente no serlo) no aceptarlos. Repito que me honras al ponerme en buena compañía y me alegra hayas pensado en mí, más no puedo aceptarlo.
      Saludos afectuosos y continúo leyéndote. Enhorabuena por la publicación de tú novela, ya la comentaré.

      • Hola Ernán! Para mi es un placer conocer otros compañeros de blogs y aprender de todos, un poquito de muchas cosas. Por supuesto que entiendo tú sigas tus normas y, de hecho, me parece muy correcto tú forma de actuar. Y muchísimas gracias por tu felicitación por la novela, si la comentas en tú blog será todo un placer y estaré muy agradecido, pero sin ningún compromiso, de veras. ¡Un cordial saludo! 🙂

  2. Es precioso! Qué historia más bonita y con un final de cuento. Creo que todo el mundo sueña con una historia así y sobre todo con un final como el suyo. Feliz semana. Un abrazo.

    • Gracias, amiga! Es la historia de mis padres, como fue en la realidad. Han tenido sus sí y sus no, sin llegar nunca a discusiones exageradas, al menos delante mío y de mi hermana, Lo importante es que no pueden vivir uno sin el otro, capeando tormentas juntos. No sé cómo se ponen de acuerdo, pero terminan remando en la misma dirección. Me alegra sobremanera que te haya gustado.

  3. Si Nimita se entera que has contado en tu blog la historia de como domesticó a Araldo, seguro que se ruboriza de la pena pero al mismo tiempo se ríe de tus ocurrencias… lol.

    • Mira muchacho! A Nimita y Araldo hay que enviarle las entradas una o dos semanas antes de ponerlas aquí, para que las aprueben. 🙂
      En estas vacaciones en L’abana se sentaban en el comedor y me contaban las anécdotas detalladas, entre los dos. Después de leer el borrador de esta, sólo me pidieron que quitara el apellido de Atlántida.
      El hermano de Pitín, Enrique Oliver, me confirmó desde Boston un montón de detalles. Mis viejucos recordaban hasta la marca de los carros, quiénes iban en cada uno de ellos, quiénes los conducían… En lo único que no se pusieron de acuerdo fue en la fecha exacta. Papi fue a buscar el certificado de bodas: estuvieron dos años de novios y se casaron en el ’55. Así que fue el 31 de agosto de 1953. Un evento histórico! 🙂
      Tú los conoces bien, ellos se sienten en la gloria rodeados de público y contando cosas.

  4. Que gusto leerte. Gracias, Ernán.

    • Nina querida: Gracias a tí por leerme. Y aquí lo cuento como me lo contaron, le dí solamente un giro dramático con lo de Atlántida, que también sigue viva como mis viejos. He preguntado a varios familiares y amigos y nadie recuerda si se casó, a pesar de verla en el pueblo.
      Un abrazo a toda la familia.

  5. Absolutamente delicioso!! Gracias a Dios la mamá de Atlántida era muy puritana, si no ni naces…

    • Gracias amigo Jose! La familia de mi madre no tiene nada de puritana, nadita de nada; pero casi todas sus mujeres mueren centenarias. Alguna razón habrá… 🙂
      Lo cómico es que mi padre se enamoró de mi madre pues se le parecía a Claudette Colbert y ella de él pues se le parecía a un tal Kerwin Matthews. No le encuentro ningún parecido a ninguno de los dos, pero beauty is in the eye of the beholder. 🙂

  6. Qué bueno!!! Muchas felicidades por tan bella historia personal.
    Besos desde el Sur de España

  7. Estimado, hoy te sentí muy Galdós, y yo me sentí alumno de un gran maestro… Abrazos y admiración más que justificada.

    • Siempre fiel Àngel:
      En estos días he recuperado el contacto con la parentela de Miami y New Jersey. Son todas unas señoras mayores con una memoria a prueba de balas. Me han contado y me cuentan cosas de nuestro pueblecito y la familia. Incluso me han enviado fotos. Estoy fascinado con ellas y con las anécdotas que cuentan. Anécdotas que ya aparecerán por aquí. 🙂
      Quién iba a decir que la nostalgia me iba a llevar al costumbrismo? Y me gusta.
      Creo que “Después de…” debería llamarse “Mucho antes de la media rueda”.
      Gracias por el encomio, Ángel. Ya no me ruborizo pues a esta edad y con este clima mi piel le está haciendo competencia a la del conde Drácula.
      Un abrazo primaveral!

  8. Me encantó leer tu post! Es una historia maravillosa!

  9. Chapó, maestro! Vaya final, es imposible no emocionarse. Esto se llama escribir de la vida con la vida misma. Tus padres han de estar tan orgullosos como tus lectores, nosotros mismos. Un abrazo!

    • Don Felicius:
      Hoy reventó la primavera en Estocolmo, las flores todavía no se lo han creído, pero el sol sí.
      Llego contento del trabajo, hemos tenido el mejor invierno en veinte años, corto y con apenas una o dos semanas bajo cero y me encuentro con tu cabeza descubierta ante una historia que creía tan normalita (boy meets girl) y otros elogios que me alegran hasta las lágrimas.
      A eso súmale la ilusión de que mi hermana y mi único sobrino acaban de llegar a Miami y van a poder leer por primera vez “Después de la media rueda” como se debe.
      Ponte ya el sombrero, que soy yo quién me lo quito siempre con tus maravillosos contemas.
      No queda más que saltar de la alegría, pero perjudicaría al vecino de lo bajos.
      Un abrazo y muchirringuísimas gracias.

  10. Bonita historia, en especial el final. Me ha gustado realmente, muchas veces en la sencillez se encierran las grandes historias. Las que son…De verdad. Cuidate

    • Amigo Plared:
      Muchas gracias. Traté de narrarla casi como me la han contado unas cuantas veces… 🙂
      Desde niños a mi hermana y a mí nos gustaba sentarnos a escuchar cuentos de viejos. Era una de las dos maneras que me hacían dejar de joder. la otra era viendo viejas películas en blanco y negro. (eso ya lo sabes, supongo) Según mis “primas” de Miami me quedaba hipnotizado con la pantalla a los tres o cuatro meses. .
      En los últimos años de mi abuela materna le grabamos dos casetes conversando con ella, contando cosas de cada uno de sus hijos, de su juventud. Es una manera de preservar las memorias, precisamente como hago al narrar cosas como esta.
      Me alegra que les haya gustado, sinceramente.
      Un abrazo desde… ahí mismitico.

  11. Qué suerte tienes Ernán, tantas historias y tan cercanas. Esta me encantó, con tus padres de protagonistas. Un abrazo

    • Magelita linda:
      Las historias las tenemos todos en cada parentela y barrio. Si estuviera todavía en Cuba no las hubiera tenido en cuenta. Ahora pescarlas con paciencia, investígarlas hasta el detalle que parezca menos importante y darles una significación nostálgica se impone. Es una manera de aferrarme a mi identidad.
      Aquí en Escandinavia las relaciones humanas son muy distintas a las de nuestra islita, uno comienza a cuestionarse ciertos valores, el choque cultural es muy fuerte. Hace dos o tres años decidí salvar algunos acontecimientos sin importancia del olvido y en “Después de la media rueda” se me presentó la oportunidad de hacerlos públicos. Creí que le podrían interesar sólo a dos o tres cincuentones cubanos del exilio.
      Hoy escuchaba la voz carrasposa de María Teresa Vera cantando “Bodas negras” y recordé la leyenda urbana que provocó la canción y quién me la había contado. Tuve todo el viaje de regreso de mi trabajo para investigar en Internet. “Ahí tienes un post.” Me dijo Denis Gómez. Debo tener más de cien comenzados, pero trabajo y vida me dejan apenas tiempo.
      Gracias Magelita por “visitarme”. El sábado nos reuniremos aquí y cocinaré mi “famoso” enchilado de camarones. Hace tiempo no pongo recetas de cocina y quizás lo documente para publicarlo.
      Un fuerte abrazo.

      • Tienes toda la razón del mundo sobre todo en eso de que cuando estás fuera todo adquiere una dimensión diferente y la culpa la tiene mamá nostalgia. También es verdad que en un lugar de tan bajas temperaturas como en el que estás nuestra sangre caliente nos reclama. Y no me refiero a la tan cacareada calentura de la que hacen gala a gritos la mayoría de los cubanos, sino a esa que destilan tus anécdotas familiares donde un vecino se vuelve de la familia, un amigo logra lo que un hermano y nuestros mayores nos obligan a dar vuelta la cabeza atrás y luego adelante. Se extrañan muchísimo los estrechones de mano, el humor en las situaciones más negras, la algarabía del vecindario, la música de radio y hasta la novela de las 2 de fondo. Y ya ves que tienes más de dos o tres cincuentones siguiendo la pista a tus posts, y si tienes más de 100 comenzados ya los irás poniendo. Y lo bueno de que tengas que vértelas con trabajo y vida más allá del trabajo es que no tienes manera de pensar en que puedes agotar todos los temas. Aquí estaremos esperando como siempre. Un quiero que te torne cálido tu día por el Polo Norte. Aquí ya estamos sintiendo la primavera acercarse más y más. Qué maravilla!!

  12. Saludos. Cambiamos de URL. Síguenos ahora en http://cultureandoenbarinas.wordpress.com
    Reblogueo esto en Cultureando en Barinas.

  13. Muy bonita historia, nos ha encantado!!! La verdad es que nos has alegrado la mañana 🙂

  14. Gracias Stereotipops! A mí también me la han alegrado ustedes. 🙂

  15. Ay mi herma! Eres una maravilla escribiendo, siempre le das un toque simpático pero muy respetuoso a las lindas anécdotas familiares.
    Claro que estamos muy orgullosos de tenerte y doy gracias a Dios todos los dias por ser tu hermanita Hernández.
    Te quiero.

    • Hermanita Hernández:
      Me alegro les haya gustado. Lo narro como nos lo contaron los dos. Le puse algo de sabor mezclándolo con otras anécdotas reales. Tia Nena y el doctor Garay pararon el trafico otro día, en un baile en la Colonia Española de Cruces y Tito Gómez fue a saludarlos pues era primo de las hijas del jardinero de Ranchuelo y papi las convenció de llevar a su pariente a la mesa de los Crucenses. Pero así el cuento suena mejor, aunque no sea cien por ciento correcto.
      Gracias por estar aquí. ya irás aprendiendo a usar Internet, poco a poco.
      Un abrazo fuerte. Los quiero.

  16. Siempre te leo y crèeme la historia de tus padres me fascino y me emociono muchisimo……y ese final…….sencillamente MAGISTRAL!!!!!!!!!.
    ERES BENDECIDO POR TENER UNOS PADRES COMO ELLOS……….
    TUS PADRES SON BENDECIDOS POR TENER UN HIJO COMO TU……….
    Gracias mil por compartir tantas maravillosas historias.
    Un saludo enorme desde Miami,
    Zulma Arocha

    • Zulma:
      Hay comentarios muy especiales, no hace falta decir que este es uno de ellos. Una sencilla historia, muy personal, me ha llenado de halagos de amigos y lectores, que no sé cómo agradecer. La pensaba publicar el día de los enamorados, pero no quise interrumpir las crónicas del viaje a Londres. De todas maneras, siempre es día de enamorados, pensé.
      Es difícil narrarla con la naturalidad con que me la contaron. Traté y funcionó. Estoy más que feliz con las reacciones de quienes la han leído.
      Muchas gracias, estoy conmovido y no sé que más decir.
      Un abrazo fuerte.

  17. Un relato cargado de simbolismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s