DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

La otra zarzuela.

18 comentarios

 

En Latinoamérica sólo los cubanos han compuesto zarzuelas. Un poco distintas a las originales, dándole un toque de sabor a tabaco y ron, a caña de azúcar y a salitre del Mar Caribe.

Algunas como Cecilia Valdés de Gonzalo Roig y María la O de Ernesto Lecuona, han traspasado la popularidad de los escenarios. Tradición criolla con raíces hispanas, que ha llenado teatros como el Martí, ahora reabierto después de cuarenta años de espera.

Los que han pasado la media rueda en Cuba solían cantar la salida de “Cecilia Valdés bajo la ducha, fingiendo voz de soprano o falseteando en alguna fiesta. O ponerse una chancleta de palo para bailar La chancletera de María la O“. La mayoría de los habaneros mediaruederos hemos rumbeado al ritmo de Amalia Batista, Amalia Mayombe, que tiene esa negra que amarra a los hombres de Rodrigo Prats

Volveré a estas zarzuelas del siglo pasado con alguna anécdota picante. Es inevitable, crecí escuchándolas y disfrutándolas.

 

Anuncios

18 pensamientos en “La otra zarzuela.

  1. Cada vez que te leo aprendo algo 🙂
    Besos desde el Sur de España

  2. Gracias Luisa. También aprendo en tu blog, eso es lo bueno de estos medios.
    Un amigo me llamó ofendido:
    – Chico, no te perdono que no hayas hablado nunca de nuestra zarzuela.
    – No recordaba que tú y yo hubiésemos compuesto una.
    Respondí. Me sentí avergonzado por el mal chiste y tuve que escribir el minipost o al otro le daba un infarto. Quedó un poco desangelado, pero evité una muerte con la entrada. 🙂
    Hice el afiche de “El cafetal” para su puesta hace más de veinticinco años en L’abana y me enamoré de esta “aria”.

  3. Estimado, me encanta que toques este tema, los que pasamos de la media rueda y nacidos en el otro lado del charco, recordamos los viejos transistores lanzando al aire los acordes de “La Revoltosa, Luisa Fernanda o Marina”. De lo que no estoy de acuerdo es que titules tu post con “La otra zarzuela”, zarzuela es zarzuela, con sabor a tabaco y ron o con sabor a vino tinto y aceite de oliva. Nunca se me ocurriría que tus textos están escritos con buena pluma, pero en “el otro castellano”. Abrazos, Ernán.

    • Amigo Ángel:
      El título, o más bien: los titulos de este post han sido controvertidos. 🙂
      Soy de los que no distingue entre género chico o grande, zarzuela u opereta española. En Cuba le llamamos “género lírico” y punto. Créeme que llenaba los teatros en mi niñez. Y los vuelve a llenar las pocas veces que se hace, sobre todo en Miami.
      En esta casa del Polo Norte no hay cumpleaños en que mi ex no toque el piano y los asistentes no canten el dúo de “La verbena de la paloma” o “El tango de la Menegilda”, entre otros trozos de zarzuela. En los teatros de L’abana todavía desciende un telón con el texto cuando se hace “Luisa Fernanda”, para cantar “La mazurca de las sombrillas”. Aquí no nos hace falta, sabemos la letra de memoria. Y lo disfrutamos entre risas y algún mantón de Manila.
      Gracias por tu aclaración. Otra vez: muy de acuerdo contigo.
      Abrazos y el regalo habitual:

  4. Lo cierto es que, aquí en España, la zarzuela también marcó una época, la de mi infancia.
    Besos cantores.

    • La zarzuela y la opereta han sido bastante denigradas por su posición entre la ópera y lo popular. Mucho del gracejo de sus intrigas se perdió con los personajes tipos y una manera de hablar en desuso, además de que algunos la considerarán políticamente incorrectas. “La gran vía” parece hecha ayer, algunas situaciones no han cambiado desde su época. Nos causa gracia a mí y a mis amigos, supongo que seamos un atajo de decadentes. 🙂
      Un brindis por la zarzuela, doña Chelo y una sonrisa recordando cosas como esta.

  5. Qué interesante, amigo Ernán. No conocía en absoluto esto, la zarzuela cubana! Un abrazo.

    • Ay don Felicius! La zarzuela en Cuba está como el costillar de Rocinante: apenas cubierta de pellejo, casi en artículo mortis. Ojalá la rescaten. Ganas hay, por parte de algunos nostálgicos.
      Un abrazo! Te dejo con mi favorita, escrita por Ernesto Lecuona.

  6. Vi una cuando estaba alli. En fin, sorprendía ver a mulatonas esculturales con ese desparpajo que gastan cantando algo de unos azucarillos. Daban ganas de saltar al escenario y no se si seria zarzuela o no, a mi no me lo pareció, pero como eso lo anunciaban.

    De cualquier manera, mucho mas entretenido que las que he visto aqui…Por lo menos visualmente. Cuidate

    • Las mulatonas esculturales pululan en cuanto espectáculo de cabaret o de esos seudocabarets que “adornan” L’abana. Deben haber usado lo de zarzuela como gancho para el turismo. Igual que las mulatonas. 🙂
      Así que te castigo con un pedazo de zarzuela de verdad, sin mulatonas pues está filmado en Miami. 🙂

  7. Me encanta la zarzuela cubana. Admito que no la conocía pero a partir de ahora me convierto en adepto. Muchas gracias. Saludos

  8. He estado un poco desenchufada del blog, imbuida en mis últimos entrenamientos runtásticos, porque me decidí a participar en la Carrera de la Mujer en Madrid y este domingo fue finalmente el evento. Misión cumplida y con ganas de repetir el próximo año vuelvo al ruedo nada más y nada menos que escuchando todo este repertorio tan alegre. Siempre eso me han parecido nuestras zarzuelas, alegres, toquen el tema que toquen. Gracias Ernán y voy a probar el cóctel de tu cumple, que se me pasó comentártelo en mi felicitación. Seguro que sabe a gloria y nada de decadencia, jeje

    • Me alegra que hayas participado en la carrera. “Mente sana en cuerpo sano.”
      De acuerdo contigo, la zarzuela tiene algo muy “saleroso” siempre, como de complicidad con el público.
      Gracias a tí y el quiero de siempre con un beso además.

  9. Hace mucho que no comento nada en tu blog, pero el tema de la zarzuela es algo que me apasiona, de niño en las temporadas de opereta y zarzuela que hacían en sus giras a Stgo de Cuba, el teatro lírico de Holguin, recuerdo siempre la zarzuela “Rosa la china” interpretada por Maria Luisa Clark, para mi una de las mejores cantante de opera que ha dado Cuba.
    Gracias Ernán por este regalo.

  10. Pues en agradecimiento te dejo con la Clark, para que te des gusto con algo de “El cafetal” del gran Ernesto Lecuona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s