DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

La bella y la… dy Ella

47 comentarios

ellamarilyn-e1335266402632

Florinda Pindueles era una soñadora. Nacida y criada en el central azucarero Andreíta, a dos kilómetros de mi Cruces natal. Sus piernas largas y una predispocición genética para bailar, le habían metido en la cabeza hacerse un nombre en el templo de las patadas al aire, el teatro del Rockefeller Center. A sus veinte años, recién terminada la Segunda Guerra Mundial, se tiñó el pelo de rubio platinado, se cambió el nombre por Linda Dulles y dejó Cuba partiendo a Nueva York, obsesionada con convertirse en una Rockette del Radio City Music Hall.

Lo intentó una y otra vez. Se gastó todo el dinero que llevaba en tinte de cabello y clases de baile. Tuvo que trabajar limpiando pisos para poder comer. Tras cinco años de intentos se dio por vencida. Buscó un clima menos frío. Terminó aprendiendo taquigrafía y mecanografía en Los Angeles. Su belleza y destreza la llevaron a trabajar en el famoso Mogambo, el club más popular de la ciudad. Y allí vió y escuchó muchas cosas. Algunas las recordaba con claridad, otras me las contó en una vejez que mezclaba memorias dulzonas con la sal de la imaginación, como mi favorita, esta sobre Ella y Marilyn:

Una tarde, mientras transcribía una carta importante en su bien engrasada Remington, sonó el teléfono en el despacho de Charlie Morrison, el manager del Mogambo.

Dice que es Marilyn Monroe. Tiene su voz de retrasada mental. —Susurró la secretaria, cubriendo el micrófono con una mano. Morrison se apresuró a responder sorprendido, aunque en más de una ocasión había hablado con la estrella.

Hola. ¿Marilyn?

Sabes quien soy, todo el mundo sabe quien soy y te tengo una propuesta. ¿Quieres tener el salón lleno de gente todas las noches? ¿Te gustaría que la prensa no hablase de otra cosa que de mi presencia ahí? Solo debes contratar a Ella Fitzgerard y te prometo que allí estaré, llueva, truene o relampaguee…

Eran los años cincuenta en una Norteamérica segregada, racista de raíz. Los cantantes afroamericanos actuaban en pequeños clubes, adonde muchas veces tenían que entrar por la puerta de los empleados para no mezclarse con el público blanco. Lady Ella no era la excepción. Incluso había sido detenida en su propio camerino en una ocasión, para impedirle cantar en un teatro de Dallas.

Créeme que con gusto lo haría pero Ella no es… —Morrison no pudo terminar la explicación, la Monroe, sin ñoñería alguna esta vez, lo interrumpió.

¿Blanca? Es la mejor voz de este país ahora mismo, tenga su piel el color que tenga.

No quise decir eso. Sabes bien que ya he contratado antes a Eartha Kitt. Es que la Fitzgerard no tiene suficiente sex appeal para llenar el local.

Marilyn Monroe será una rubia tonta en la pantalla pero Norma Jean Baker no lo es fuera de ella. No creo tu pretexto. Te he ofrecido un trato, si lo aceptas sería muy positivo para tu cuenta bancaria.

Morrison miró a la secretaria. El riesgo era grande. Ella Fitzgerard era mujer y negra, mas cuando el público supiera de la asistencia de Marilyn todas las noches, se crearía una histeria que llenaría el salón. «Sírveme un whisky con soda, ahora mismo. Esto hay que bajarlo con alcohol para razonarlo.» Dijo el manager a su oficinista, antes de responder a la actriz.

Solo si me garantizas lo de venir a cada presentación…

Trato hecho. —Morrison escuchó la sonrisita de la estrella por el audífono de su Kellog de bakelita negra.— Soy una mujer de palabra.

Florinda inventó todo lo posible para quedarse hasta tarde la noche del debut de Lady Ella, escondió las cintas de máquina, tuvo que salir a comprar nuevas ella misma, puso un par de papeles de carbón al revés para sabotear las posibles copias y lo logró: Vio llegar a la Monroe, conversando con la Fitzgerard. Una manada de fotógrafos las seguían.

En aquellos tiempos de racismo constitucional había que tener mucho valor para siendo blanca, acompañar a una negra demostrando amistad y admiración en público. Marilyn lo hacía con naturalidad. «Esa es la Monroe que recuerdo, no la de las tetas grandes, la sensualidad impostada y la sonrisa falsa. La mujer que enfrentó al racismo en una época de cacería de brujas y macartismo.» La antigua empleada del Mogambo me dijo sonriendo, haciendo tamborilear sus dedos en la mesa, como mecanografiando sus ideas.

Gracias a la memoria de Florinda Pindueles y a pesar de admirar a la Monroe por su belleza y sus dotes de comedianta, cantante y bailarina, me quito el sombrero y bajo la cabeza ante Norma Jean Baker. Bien se merece la gloria.

Marilyn and Ella2

Anuncios

47 pensamientos en “La bella y la… dy Ella

  1. Me he leído dos biografías de Marilyn, por pura curiosidad, y es cierto que no es esa tonta que nos han vendido.Y no entiendo por qué esa obsesión de muchos por pisotear su imagen. Quizás porque tanta belleza, no puede caber en nuestras mentes sin buscarle la parte oscura, que por otro lado, es algo de lo que nadie nos libramos. Me alegro de que confirmes con esta preciosa entrada, mi opinión sobre Norma Jean.

    • El hipócrita de Lawrence Olivier declaró a la muerte de Marilyn: “Hollywood la mató.” Cuando filmaron juntos y la Monroe intentaba actuar mejor, él le decía: No tienes que actuar, darling. Solo tienes que ser sexy…
      Frases como esa la mataron, creo. Aquí te regalo a Norma Jean, en una entrevista, dándote otra vez las gracias.

  2. Leí el artículo porque vi a Ella Fitzgerard, una de mis cantantes de jazz y soul favoritas, en la foto con Marilyn. Excelente reseña, me gusto mucho.

  3. Reblogueó esto en ritziary comentado:
    Un ejemplo que la rubia de oro no era para nada tonta, por el contrario era una persona con un gran valor y mucho don de gente.

  4. Como demuestra esta entrada, el talento no tiene nada que ver con el color de la piel.

    • Amigo mío, Lady Ella es como Billie Holiday, Elena Burke, Barbra Streisand, Malena Ernman, Mina, Ann Murray. Olga Guillot y Aretha Franklin, uno de mis placeres pecaminosos. Escucharlas me devuelve a una dimensión onírica insuperable. Se merece más que un post.
      A tí las gracias y un abrazo desde el todavía cálido Polo Norte.

  5. Maravilloso tu post. Como siempre.
    Un gran saludo.

  6. Qué interesante y bonita historia. Nunca pensé que Marilyn fuera tonta en absoluto. Una mujer que ha llegado tan lejos por fuerza ha de ser bien inteligente. ¡Y que viva Ella Fitzgerald! Salud.

  7. Así se escribe la historia….estaría bien que todos plasmaramos unas memorias donde aparecieran las gentes tal como son y no como interpretan ser. Sería una forma de enriquecer la realidad y su cohorte de circunstancias. Querido amigo, solo veo un problema en tu delicioso artículo….¿te das cuenta lo difícil que resulta superarte una y otra vez? Lo pongo a circular. Cuidate y abrazotes mil

    • Gracias, Manolito amigo! Para descender a la realidad después de este comentario me he puesto a fregar calderos y ollas en la cocina. 🙂 Y creeme que tengo mucho que superar… 🙂
      Ella menciona esta anécdota en alguna entrevista, asegura que cambió su vida.
      Soy un profundo admirador de estas dos mujeres. Imaginarlas juntas, apoyándose una a la otra, me ha puesto una media sonrisa en los labios alguna que otra vez.
      El título ideal hubiera sido “Las dos bellas”, para mi lo son todavía ambas. Otra historia que se merecería una novela a mis ojos. Tendría que haber comenzado a aprender a escribir mucho antes de mi media rueda. 🙂

  8. No es la Historia con “H” mayúscula la que cambia el mundo, esa nos la los gobiernos para enseñarnos una lección institucional.
    Son las historias con “h” minúscula las que cambian el mundo, las que demuestran que los cambios son graduales, las que nos explican la moral, las que escuchan los futuros escritores, músicos, políticos, científicos e inventores.
    Las historias que nos cuentan las personas que nos aman.
    Esas son las historias que cuentan.

    • Cien por ciento de acuerdo contigo. Los hechos minúsculos de los desconocidos son los que cambian la historia. Sin una Rosa Parks no hubiera sido posible un Martin Luther King, sin James Watts y William Wilbeforce todavía existiría la esclavitud, sin Florence Nightingale y sus enfermeras, el mundo no sería el mismo.
      A los héroes oficiales, políticos y reyes le hemos dado demasiado poder en nuestras mentes, olvidando que son los pequeños los que cuentan. Algún día despertaremos…
      Gracias por el comentario, amigo Herr Eiere. En sueco herr significa señor, me permitiré llamarte así… 😉

  9. O sea, ¡que no era la tonta! La Fitzgerard como siempre, con esa voz divina suya.
    Un saludo

  10. Lo reproduzco en el un club de fans de Marilyn de facebook. Lo disfrutarán con todo afecto.
    El hecho lo conocía … en tus palabras revive con tanta ternura!!

  11. Agrego .. la lectura de los comentarios después de cada uno de tus post es muy grata.

  12. Pingback: Querida Marilyn Norma | vaso medio lleno

  13. Ahí está, me encanta esta imagen de la Monroe. Ya lo creo que era mucho más que belleza exterior. Ya quisieran algunas postalitas de hoy parecerse a esta mujer nada tonta y menos superficial. Un abrazote Ernán

    • Ay Magelita!
      Cada vez que abro el “yahoo en español” y veo los títulares sobre las postalitas, me asusto. Antes la gente era famosa cuando hacía algo útil o al menos entretenido. Ahora ni se… Los “realities shows” me la pelan, cada vez son más guanajos.
      En fin: hablemos de Ella y Marilyn… 🙂
      Un quiero grande desde el Polo.

  14. POSTULACIÓN PREMIO DARDOS

    Te he postulado.

    Sabes que siempre paso por aquí y creo que otros deben de leerte.

    http://jagxs.wordpress.com/2014/09/07/nominacion-premio-dardos/

  15. Buena entrada. Un reconocimiento, un tributo a todas y todos los que no han llegado a ser conocidos de verdad por los prejuicios del resto.

    Un abrazo

  16. Bonita historia!!!
    Salu_dicos 😉

  17. Son esas ganas de la prensa amarilla de destrozar a la gente por un bien comercial. Me parece asqueroso lo que se puede llegar a hacer con otras personas solo por dinero. Siempre estos prejuicios…
    Un saludo enorme y gracias por este relato!
    Si quieres, pásate por mi blog… Espero que te guste!

  18. Hola! Me complace informarte que te he nominado a los Premios Dardos. Aqui la entrada: http://laimagendelespejo.wordpress.com/2014/09/10/nuevas-nominaciones/

  19. Excelente historia, no sé si será real, pero está tan bien relatada que la tomo
    como cierta… gracias por compartirla. Saludos!!

  20. En vidas rebeldes, demostró que como actriz sabia hacer las cosas….Cuidate

    • Recuerdas Plared que en esa película matan a los caballos salvajes para convertirlos en comida de perros? Es una especie de advertencia: no nades contra la corriente o la pagarás caro. Es lo que me transmite esa conmovedora historia sobre “inadaptados.”
      Las broncas de Huston con Miller, las llegadas tardes de la Monroe, los problemas del maquillaje de Clift, las borracheras de Gable… han convertido a “Los inadaptados” en una leyenda. Y la mayoría de los espectadores olvidan el drama que sucedía fuera y dentro de la pantalla. El resultado es una trama en la que era casi imposible no actuar con naturalidad. Gable, la Monroe, Clift… vivían sus propias vidas frente a la cámara.
      Huston no se sentía orgulloso de “The misfits”. Dicen que cedió y usó el final escrito por Miller pero que el quería uno más sangriento y desesperanzador. Quizás ese final hubiera redondeado el drama, no sé.
      Marilyn fue en esta película más Norma Jean Baker que nunca, para terminar siendo muy Marilyn.
      Gracias por recordarme “Vidas rebeldes”, en Cuba no llegó a estrenarse comercialmente pero, dos décadas después, se ponía en la Cinemateca.
      Veo tu rostro en la foto y ya me siento en el cine, una reacción natural, considero tus escritos un acercamiento excelente al arte que más me gusta.
      Saludos desde el Polo Norte y gracias, otra vez.

  21. Yo vengo aqui a aprender! Me cuesta cerrar la boca…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s