DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

El hijo del minero

45 comentarios

Billy Elliot vive rodeado de mineros. Su madre ha muerto. Su hermano y su padre, están comprometidos en una larga huelga. El chiquillo de once años cuida de una abuela que a veces recuerda sus tiempos de gloria y otras no sabe quién es. Un espejo de la vida en el planeta entero: pobres cada vez más pobres, ricos cada vez más ricos. El fin de la ética y el civismo, solo importa el dinero. Billy ya sabe todo eso, otros lo descubren siendo más jóvenes, algunos mueren antes de saberlo.

Quisiera creer que todos somos él, que alguna vez encontraremos en el camino algo que nos haga sentir la electricidad que Billy percibe… haciendo lo que nos llene el alma. Olvidarnos de quién somos, perdiéndonos en la vehemencia y al mismo tiempo sintiéndonos plenos. Sin necesidad de pagar, robar o explotar a nadie para sentirnos felices.

Con Billy avizoramos (su padre lo hace en un momento mágico) la pasión de los demás. Esa que se transmite cuando es real, no la impostada de los políticos y los poderosos. Esa que la maestra de ballet, enterrada en su cinismo de esposa desencantada, intuye en un chico que le cae de sopetón en clase.

Si buscara grandes coreografías, fotografía majestuosa y música imponente, vería otra película. Sé que Billy Elliot se queda en la humildad de la cocina, la suciedad de una mina de carbón y el estudio de danza improvisado en un gimnasio de boxeo. No hace falta más para narrar esta historia de descubrimiento interno. Julie Walters, cigarrillo en mano y mirando a la lejanía para no romperse, Gary Lewis, con esos ojos suyos que gritan sentimiento, no parecen estar actuando. Nada hay de teatral en sus gestos.

Si quieres soñar con que el mundo tenga arreglo, métete en la piel de Billy, Jamie Bell lo hace con naturalidad. Su ilusión de adolescente será la tuya. El buen tino del director, Stephen Daldry, las actuaciones y lo bien contado de la historia, te convencerán.

Después tendrás en qué pensar y un porqué para enorgullecerte de ser humano.

Anuncios

45 pensamientos en “El hijo del minero

  1. Es una hermosa película.

  2. El duro camino hacia el reconocimiento de la pasión del otro, cuando hay que recomponer el mundo que nos vino dado. Una excelente y emocionante historia según la recuerdo; hermosa, actualizada por tu reseña. Un abrazo de viento que no cesa.

  3. Eres un caribeño muy amargo.

    Esta canción, este rincón, también está en la película >

    • Me has hecho reir, Lino. En el mundo bear me conocen como el oso dulce, de amargo ni amargado nada… 🙂
      Si me hubieras visto anoche en una fiesta con amigos turcos, egipcios, suecos y caribeños hubieras descubierto lo mucho que me gusta “bailar boogie”. 🙂
      Gracias, amigo, siempre bienvenidos tus comentarios.

      • Una intriga me corroe. ¿Lino es un sobrenombre que me has puesto o crees que soy un Lino que conoces -que debe extrañar tus mensajes-?
        Me gustan los osos dulces, abrazo

  4. Tengo que buscar esa pelicula para verla…ya me levantaste la curiosidad. Saludos!!!

  5. Que grandioso Ernán .. tomaste la escena del padre y el hijo que se planta y expresa que es lo suyo. Tantas veces he visto esta película!! Necesaria!

    • Tengo debilidad por algunas películas de “niños”: Qué verde era mi valle!” de John Ford, mi absoluta favorita: “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore, la soviética “Ven y mira” de Elem Klimov y esta.
      A veces pienso que no he madurado suficientemente y por eso me siento tan cerca de esos chiquillos. Otras que son grandes historias bien narradas, desde una perspectiva infantil que el tiempo ha convertido en obras maestras.
      Esa escena con el padre me parece clave, me pone a llorar cada vez que la veo. Es un niño de once años. Alrededor de él todo es frustración, vacío existencial, la política económica de Reagan y Margaret Thatcher, sueldos de miseria, desempleo, desamparo de los más débiles… De pronto Billy se pone las zapatillas de ballet y descubre que algo puede funcionar, que si pone pasión, fuerzas y paciencia, puede existir lógica en ese caos irracional en que vive (en que vivimos) y eso lo hace crecer.
      Creo que por eso Billy Elliot nos gusta tanto a tantos. Queremos tener esperanzas, nos agarramos a su historia como a la tabla de salvación del naúfrago. Buen cine, entretenido, sin extremas intelectualidades que lo hagan indigerible, por momentos hasta divertido, ingenuo y ligero, otros dramático, siempre profundo.
      Gracias Liliana, la próxima vez que la veas, hazte la idea de que la estamos viendo juntos, como buenos amigos y la comentamos de vez en cuando. 🙂
      Un abrazo desde… esta geografía tan fría.

  6. Una maravillosa pelicula, altamente recomendable. Tambien los invito a que vean el musical, esta muy buena. Un abrazo.

    • Gracias Arturo. De acuerdo contigo, también vi el musical en el West End hace unos años y me pareció excelente. La música de Elton John lo convierte en algo excepcional, aparte de que los niños bailan mejor que jamie Bell, algo necesario en un musical, pero no en la trama de la película.
      Un abrazo.

      • Mi amigo, Jamie Bell DEBE bailar mal en la película, es hijo de un minero y sólo sabe que siente “electricity”. El actor no llegó accidentalmente a la película.

  7. Ernán, vi ¨Billy Elliot¨ un par de veces en el cine y tuve la suerte de verlo también en un teatro de Mádison, capital de Wisconsin. Una historia maravillosa, que es un canto a la vida y a la libertad. Héctor

    • La película y el musical son dos “soportes” distintos pero la esencia es la misma: una historia conmovedora, bien narrada en ambos casos. Excelencia. Los personajes están tan bien construídos, nos son tan familiares que quisiera correr a abrazarlos cuando sufren y reír con ellos cuando lo hacen.
      Gracias Héctor, me alegro que te haya gustado tanto Billy Elliot. Un abrazo.

  8. Ernán, te agradezco esa genial forma de exponer una dura realidad dimanante de un film que nos conduce al meollo de la cuestión humana. Situaciones como las expuestas, son muy loables de tener bien presentes. Mediante ellas, podemos sentirnos conscientes de cuanto sucede en ésta sociedad agradable para unos y tremendamente ingrata para una inmensa mayoría.
    Un saludo cordial

  9. Me encanta esta película. Me encanta el personaje de Billy.
    Demuestra como hay que luchar por lo que deseas, sea Billy , sea su familia.

    • No quise echar a perder el encanto contando la trama; pero una de las cosas que más me conmueve en la historia es la actitud del padre. He presenciado sacrificios como ese, en más de una ocasión y siempre me parece maravilloso el instinto paternal y el maternal, aún existiendo otros principios importantes en juego, como en este caso.
      Billy Elliot es una lección de humanidad.

  10. Una gran película que sienta un gran ejemplo para perseguir tu sueño, cualquiera que sea, sobreponiéndote a las dificultades y sin pensar en el “qué dirán”.

    • Muy de acuerdo, Eduardo. Los hombres somos nuestros propios sueños, si dejamos que los controlen perderiamos nuestra humanidad. Los del poder administrarán hambres, armas y miedos, nuestras pasiones: el country, la patria ignorada, la comedia musical, lo cotidiano, las recetas de nuestras abuelas, la ironía con que atacamos a quién nos pretende golpear, el cine de perdedores, la buena literatura, nuestra sexualidad, la justicia, el amor, el roce de los dedos con el pincel o el click del obturador de la cámara; son nuestras.
      Abrazos, amigo.

  11. Una película ejemplar, que nos recuerda valores cada vez más en desuso como la personalidad, el esfuerzo, la superación , la búsqueda de uno mismo y la lucha contra las opiniones mayoritarias que, a menudo, atenazan la libertad individual. Saludos.

  12. A mí me llama la atención cómo el padre de Billy y toda la comunidad terminan por aceptar la vocación de éste, aun siendo personas de un entorno sociocultural completamente alejado del ballet y del tipo de hombre que participa en él.

    Si no recuerdo mal, la película termina con una imagen del pie de Billy, ya bailarín de éxito, que se posa en el suelo e inmediatamente despega. Tal vez la aceptación de su comunidad no es más que la proyección del deseo de todos de elevarse sobre la vida que les ha tocado, o quizás simplemente es que a veces, no siempre, el sufrimiento aumenta el nivel de conciencia y la capacidad de empatía de las personas.

    Un abrazo y gracias por tus artículos.

    José Ignacio Andolz Munuera

    • “La proyección del deseo de elevarse sobre la vida que les ha tocado” es una definición que considero muy acertada.
      Soy de los que opina que crear nos completa como seres humanos. Ilustradores, músicos, escritores, bailarines, científicos, descubridores, pintores, arqueólogos, chefs de cocina, diseñadores, constructores… Todos conocen el placer de poder hacer algo diferente, desentrañar un secreto histórico, expresar un sentimiento como nadie lo ha expresado, inventar una fórmula para eliminar la dependencia del petróleo… El sentimiento de euforia que provoca es demasiado ostensible. Hasta el más sencillo campesino analfabeto o el más humilde obrero lo percibe y al final, si hay cariño por medio, termina aplaudiéndolo. Lo sé por experiencia.
      Gracias a tí por comentar lo que he escrito y la película.

  13. Es cierto, una gran película, de las que procuro ver una vez al año.

  14. Sin proponérloslo Enrique, la vemos y la volvemos a ver…

  15. Sin duda, una película hermosa Ernán
    Un fuerte abrazo para pasar el frío invierno 😉

    • Anoche la tormenta fue tan fuerte que se detuvo el servicio de trenes y algunos tramos del metro. Muchos accidentes por la carretera, los autos resbalan a pesar de las llantas para el hielo. Febrero es el mes más bajo cero y el mucho frío trae enfermedades.
      Llevo dos días enfermo con una especie de gastroenteritis invernal, muy frecuente aquí. Es muy desagradable y debilita el cuerpo… Pero tranquila, escuchar un poco de salsa y bailar un poco me hace olvidarlo. 😉 O una sonrisa tuya. 🙂
      Un abrazo y anulamos la nieve.

  16. Dentro de la dureza de la historia, la película transmite esa esperanza, como dices.
    Me gustó. Personajes humanos con todas sus grandezas y miserias.
    Es una pelicula muy recomendable.
    Para peliculas menos suaves, que muestran la realidad de Inglaterra y Escocia sin ningun tipo de aditivos, recomiendo Lloviendo piedras y Ladybird Ladybird y Sweet Sixteen dirigidas por Ken Loach.

  17. Muy buena pelicula que ambientada en la crisis minera. Cuenta una historia de superación en circunstancias adversas, un contra todo de manera agil y buscando siempre la empatia con el espectador.

    Me gusta por que es clara en intenciones y realmente consigue transmitir eso de que si quieres y luchas por ello…Puedes. Cuidate

    • Muy de acuerdo, Plared. La empatía es la pieza más fuerte en el engranaje de Billy Elliot.
      Solo un pequeñísimo porciento de las personas que vivimos en condiciones difíiciles (no olvides que soy un inmigrante en un país MUY racista) logran lo que quieren. Existe un sinfín de factores que lo impiden. A mi edad sigo soñando y haciendo planes, al pie del cañón. 🙂 Como diríamos en mi islita: Pa’trás, ni pa’ coger impulso.
      El arte es solo un reflejo de la realidd, no la realidad. El deber de un artista es exponerla artísticamente. De lo contrario es un propagandista y de esos tenemos ya demasiados.
      Saludos en el mes más frío del Polo Norte, pero con este corazón envuelto en colesterol funcionando de maravillas, para amigos y parientes.

  18. Fabulosa entrada. Billy Elliot es una de mis películas favoritas que he visto cientos de veces. Siempre me llena el alma ésta película, su historia, su interpretación. Fabulosa! Gracias por dedicarle una entrada ^^

    • Muchas gracias a tí.
      A su estreno, me la recomendó un amigo que sufrió mucho en su niñez. Estuvo preso un año por “travestismo” en Cuba a los dieciseis. Hace mucho tiempo vive en Suiza, donde se ha sentido libre.
      Cosas de la vida…

      • Joer, me alegro por tu amigo que pueda sentirse ahora con libertad. Tiene que ser duro no poder mostrar quien eres. Pues muy buena recomendación!! Gran película!! ^^

  19. Otra gran película para agregar a mi lista! La vi hace demasiado ya. Te nominé para un premio http://matiasi.com/2015/02/07/nominacion-al-very-inspiring-blogger-award/. Saludos!

  20. Billy Elliot es ya un clásico y toda una lección de vida. Gracias por recordarlo…

  21. Una película entrañable. Buena, y dulce y con una lección de vida muy aleccionadora. Triunfa el tesón y la sensibilidad. Me encanta!!!
    La he visto dos veces y creo que no me importaría verla una tercera vez.
    Gracias por traerla aquí, Ernán.
    Besetes que llevan calor hasta ahí…

  22. Excelente comentario, cargado de reflexiones oportunas y bien redactado, de lectura impecable. Como hijo de minero, aunque sin el toque mágico de la pasión artística, me he sentido identificado desde el mismo título del artículo. Enhorabuena. Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s