DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Apadrinando palabras

48 comentarios

Luddita me habla de verbos, palabras y frases que tienen sabor a tiempos idos, como telegrafiar, telegrama, discar, cassette, almidonar, retratar… Las nuevas técnicas y maneras de vivir las han hecho anacrónicas, obsoletas, innecesarias. Otras eran usadas por nuestros padres y abuelos, como chambrita, chaperón, alambique, reverbero, marmita.

«¿Cuáles rescataríamos de las cubanas barrioteras?» Le pregunto. Sin pensarlo una milésima de segundo, responde:

Picúo, ya está casi en desuso. Quiero apadrinarla. Su ejemplo es irrefutable. Un compañero de trabajo necesita una moneda de diez céntimos de euro para comprarse un refresco en la máquina, se la doy y al otro día me la intenta devolver. ¿Cómo definirlo? ¿Ridiculez? ¿Tacañería? Es un picúo, cometiendo picuencias.

Estoy de acuerdo, picúo es la ridiculez llevada al punto extremo: vestirse de una manera exageradamente elegante o pasada de moda, admirar a Putin, comer emparedado usando cuchillo y tenedor, decirle a Donatella Versace que se ve muy fresca y juvenil, usar lentes oscuros por la noche sin ser vampiro, arrastrar un carrito de la compra para llevar una sola manzana, cubrirse con un abrigo de visón, darle importancia a una moneda de poco valor, considerándola una deuda vergonzante entre amigos.

¿Y tú, cuál apadrinarías? Pregunta mi musa.

Discar. La deliciosa sensación de meter el dedo en el disco del teléfono, arrastrarlo al número deseado y dejarlo volver a su lugar… Una ceremonia previa a la conversación, una espera que convertía la llamada en algo mágico. Teléfono hecho altar y pitonisa, clave Morse y señal de humo. Ahora pulsamos el botón de la memoria y un número, iphone, Sonny o Samsung hacen el resto, con rápidez y eficiencia instantánea, sin misterio.

Se podían recibir telegramas leídos por teléfono… ¡Ah, los telegramas!

Eso si era expectativa, unas cuantas palabras para anunciar nacimientos de nuevos primos o felicitaciones por el cumpleaños. El cartero gritando: ¡Telegrama! El corazón se le ponía a todo el mundo en la boca, podía ser la muerte de un ser querido.

¿Y cuando pasaba el carro de la funeraria por la calle o ululaban las lechuzas?

Las viejas se persignaban. ¡Sola vaya o mal acompañada sea! Solavaya llegó a convertirse en una exclamación de miedo. Ya nadie la usaría… Parecería tan picúo.

Nostalgia por palabras que desaparecen, la evolución de los léxicos las exterminan pues no se adaptan a los nuevos tiempos. ¿Son palabras débiles y vacías? ¿Estarán patria, amor, sacrificio, valor, entereza y moral entre ellas? ¿Cuál defenderías tú, amigo lector?

Anuncios

48 pensamientos en “Apadrinando palabras

  1. Todas las que has citado en tu último párrafo y solidaridad, Ernán, solidaridad para salvarnos entre todos.

    Un abrazo desde Argentina,

    • Nos hace falta a todos. Empatía, respirar parejo, respeto mutuo, solidaridad.. como querramos llamarla. Los que mantienen el poder le temen, saben que el “divide y vencerás”, funciona y lo utlizan. No nos dejemos manipular.
      Un abrazo, Bella.

  2. Tiempo sin disfrutar de tus aportaciones y entras de golpe con dos melodías maravillosas ¿Con cual quedarse? Pues con las dos y así no tengo problemas. Ay la poesía inestimable e inefable de las palabras que se hacen mayores. Igual el secreto consiste en no dejarlas por vida en las residencias de jubilados y sacarlas a pasear siempre que tengamos oportunidad. Yo de entrada voy a colaborar pues ahora mismo me voy a discar a un amigo. Cuidate, artista. Abrazotes

    • Mi muy apreciado Manolito:
      No tengo tiempo para nada en estos días pero tengo amigos entusiastas que me sacuden la mata de cocos y me motivan. Ambas canciones ganaros los primeros Festivales de Benidorm. Quise poner las versiones cubanas. Hce unos días descubrí a Fajardo y sus Estrellas y me tiene fascinado. Cómo no compartirlo?
      Estoy aprendiendo, con cierta timidez y premura, a filmar y montar videos. Me resulta divertido. Hablé con una de mis primas de Miami y me dijo que lo mío siempre había sido el cine, su hermana me soltó después que el dibujo era mi pasión. En estos días comenzaré un curso de dibujo y pintura, sigo exprimiendo mi tiempo como una naranja. Queda demasiado por aprender. 🙂
      Gracias por tus comentarios y tu apoyo siempre. Abrazos!

  3. Patria…esa siempre me duele. Que bueno verte por aqui y que excelente tu escrito. Me embobas.

    • Mi borinqueña especial:
      Algún día visitaré Puerto Rico, tengo dos primos hermanos allí y no me permitiría irme del mundo sin conocer el ala del mismo pájaro que somos. Estoy seguro que me sentiré en casa.
      La patria la llevamos en nosotros, como canta Joan Manuel Serrat.
      Gracias y abrazos, hoy los reparto con mucho gusto. 🙂 Te escribo luego.

  4. Como siempre, un enorme placer y un gran regalo el poder leerte. ❤
    Discar es una palabra hermosa Ernán.
    Un fuerte abracico desde las montañas de Teruel 😉

    • Ay Vero. Eres un sol!
      Voy a recibir un curso de dibujo de David Leitas uno de los ilustradores más famosos de Suecia y pensé en tus maravillas. Ojalá que llegue a la décima parte de tu calidad como ilustrador, con eso me conformo. 🙂
      Abrazotes!

      • ¿Un sol de invierno o de verano? 🙂 😄 😉 😛
        Ay, lo del curso… Pero qué suerte. Me corrompe la envidia… Pero la envidia sana Ernán… Qué ganas de poder estar allí para aprender cosas nuevas.
        Sí tienes tiempo y te viene bien, ¿Me puedes contar cositas?
        Muchas gracias Ernán que disfrutes de una feliz semana. Tú sí que eres un “solete” 🙂

  5. Por hacer un pequeño aporte yo creo que la palabra “honestidad” está un poco pasada de moda y habría que reivindicarla.
    Hablando de palabras en desuso, pienso en gramófono y fonógrafo, que siempre me ha parecido que eran palabras muy “elegantes”, ¿no crees?

    • Honestidad me gusta, a los políticos les haría falta recordar el significado, aunque me parece tarde para ellos.
      Gramófono y fonógrafo me fascinan. Traen consigo aires de buena música y tienen esa elegancia que les viene a muchas palabras del griego o del latín.
      Gracias, Eduardo

  6. ¡Uuuhhh! ¡Qué difícil! Apadrinaría unas cuantas palabras pero rescato especialmente humanidad, patria y respeto.
    Un abrazo.

  7. Puf, a mí me gustan un montón de palabras rancias. Calificativos descalificadores, como pisaverde, cantamañanas (para los políticos actuales vendrían fenomenal)… Otras que definen productos que ya nadie usa: alcanfor, árnica… Vamos, que te diría muchísimas.
    Por cierto, enhorabuena por tu blog. Da gusto cómo te lo trabajas y ése amor que derrochas por las cosas bien hechas. Un abrazo.

    • Muchas gracias Carlos. Recuerdo muy bien el olor del alcanfor y el árnica, soy mayor… 🙂
      Palabras de otros tiempos, cuando las escucho me traen muchos recuerdos. Y se transmiten de país en país.
      Gracias otra vez por el encomio y un abrazo.

  8. Son muchas más que más, las palabras que han desaparecido del diccionario de uso frecuente. Ellas han sido reemplazadas por otras nuevas la inmensa mayoría de origen extranjero, lo que solemos llamar extranjerismos de adopción, como si nuestro idioma el español necesitara de ello cuando es la lengua más rica del planeta.
    Un saludo cordial amigo Ernán

    • Así es Emilio, adoptamos demasiadas palabras inglesas, creo yo. Sobre todo los que vivimos en el extranjero.
      En Cuba y Latinoamérica usamos muchas palabras indígenas o africanas, traídas por los esclavos. Algo natural, se nos impuso el español hace quinientos años pero hemos aportado y exportado algo al léxico hispano. Palabras como huracán, tiburón, tomate, guateque, maíz…
      Gracias y saludos.

  9. Hola Ernán, desde mi ausencia me he decidido a ojearte u hojearte, que en este caso y metafóricamente son lo mismo. Aquí te presento unas pocas palabras en franco desuso. Entre paréntesis aclaro las de reconocimiento imposible:
    remusgar (presentir, indagar, hociquear)
    derrengar
    parvo
    zaguán
    azacán
    trafulcar
    traílla
    tangir (del tacto)
    mácula
    mendacidad
    jarope (tipo de jarabe)
    jarana
    íncubo
    evanescer
    ensolver (insertar una cosa en otra)
    trapichear
    esturriar (curiosa palabra: en el lenguaje rural de hace 40 años significaba el abandono por parte del ave de los huevos que empollaba cuando notaba que habían sido tocados por algún labrador con el fin de llevarse las crías más adelante. El desafecto de una madre por sus hijos pasó a denominarse de igual manera)
    Un saludo

    • Amigo Joya! Este comentario se merece todo un post. Muchas de esas palabras, como jarana, trapichear, derrengar, traílla, mácula y seguro que muchas otras estarían en mi lista de las rescatables, espero que tengan las mismas acepciones que en Cuba. Mi padre dice que yo soy muy “jaranero” pues siempre estoy “jaraneando”, haciendo bromas o chistes, que nunca se sabe cuando hablo en serio o en “jarana”.
      Saludos.

  10. Es un post muy ameno, pienso que tenemos tal infinidad de palabras que se olvidando que da pena, aquí en Extremadura se usaba un dialecto llamado Castuo y ya se han perdido muchas palabras una de ellas es el nombre de mi blog Velehay, viene a ser miralo hay esta o hay le tienes. Saludos. 🙂

    • Muy interesante lo de Velehay, Antonio. En Cuba hemos transpuesto muchas frases y palabras castellanas a nuestra manera. Es curioso como se usan, generación tras generación.
      Gracias y saludos.

  11. Patria seguro que no. Pues no ha traído pérdidas inútiles la palabreja en boca de políticos y otras especies de ratas.

    • Te entiendo Josep; pero no es lo mismo la patria de los políticos e ideólogos que la de nosotros, los que vivimos lejos de ella. La de los primeros es para sacarle el jugo y llenarse los bolsillos, la nuestra es nuestros abuelos, padres, costumbres y memorias.
      Muchas gracias por tu comentario en Twitter sobre los videos. 🙂 Abrazos.

  12. Yo apadrino “enteoso/a”. Formaba parte del léxico habitual de mis abuelos que provenían de un diminuto pueblo de Extremadura.
    Tener amigos enteosos no es bueno. Vayas donde vayas con ellos nunca estarán contentos, o les faltarán cosas o les sobrarán, pero en cualquier caso lo harán notar con disgusto. A un individuo enteoso cualquier cosa le va a molestar. Un poco aguafiestas los enteosos.
    ¡Bonita entrada!

    • Pues… a escapar de los enteosos, tengo un conocido así. Todo le molesta, todo le sale mal, todo es pretexto para quejarse, malhumorarse… Lo peor de todo es que trata de hundirte en esos estados de ánimo. Mejor evitarlos.
      Gracias por aporte y comentario. Saludos desde el Polo Norte!

  13. Habrá que luchar por ellas, no obstante yo procuro adentrarme en el mundo de la confusión lanzando alguna palabra rara en cualquier conferencia que procuro se llene de progres y … curioso, nadie se da cuenta. Pensarán que es de ignorantes preguntarlo.
    Me sumo al rescate … mientras tanto y a la vez, seguiré canibalizando mi lenguaje … me encanta jugar a ello.
    Ah, por cierto, los dos vídeos … verdaderas joyas.

    • Tengo amigos más jóvenes que yo y se me sale el jodedor cubano cuando le suelto frases viejas, como “tienes guayabitos en la azotea” (estás loco o loca) o “tienes tremendo coco con ella” (estar enamorado de manera imposible de alguien)
      Hace un año tuve una pareja de andaluces aquí una semana. Del desayuno a la cena no hacíamos más que reirnos, usando frases que nos eran comunes, tratando de descubrir su origen. A veces me decían: eso se decía en tiempos de Concha Piquer. Claro, nuestro español evolucionó de otra manera en América después de la descolonización, usamos el castellano de nuestros bisabuelos, sus dichos y formas modales, a veces adaptado a nuestro continente.
      Gracias Enrique, me divertí haciendo los videos, aprendiendo, cada vez tendrán más movimientos y menos fotos, mejorando su factura. Eso me gusta más que escribir… 🙂

  14. Las palabras que quedan en desuso no deben olvidarse.

    Deberían estar presentes para referir las nuevas ya que olvidarlas es abandonar a nuestros ancestros. No quiero ser retrógrado y arraigarme en el pasado, tenerlo presente es respetar su legado.

    Sino, veremos mañana perdidas en la memoria patria, amor, respeto, valor… confianza…

  15. Muy de acuerdo contigo, Jagxs, respetamos el legado de nuestros mayores. Es un deber que tenemos con nosotros mismos. Ellos rebasaron situaciones peores que la actual y tuvieron y tienen siempre tiempo para una sonrisa, una frase de aliento, aunque esté solo en nuestra memoria.
    Te sonará raro pero cuando vivimos tan lejos, cualquier cosa que nos recuerde a los seres queridos nos da fuerzas. Una canción, una comida, una frase o palabra… No es solo nostalgia, es una base para entender mejor el presente y vivirlo, con intensidad. Aprender lo que hace falta aprender, disfrutar lo que necesitamos disfrutar, ofrecer lo que podemos compartir… Vivir.
    Un abrazo y arriba ese ánimo.

  16. Qué bien me he sentido en esta bañera de palabras con sabor y perfume. Oír el ta,ta,ta… de cada cifra al discar… y esperar el clic, clac previo a la llamada, y el corazón desbocado esperando la respuesta, bueno, eso supongo que también sentirían al llamarme, ¿puede ser ‘picúo’?

    • Tiene su encanto, nada de “picúo”. Al menos eso creo yo. 🙂 Tengo que hacer tiempo para irla a leer, Madame. Echo de menos sus escritos y los de Sofía…
      Un abrazo matinal, antes de irme corriendo al trabajo.

  17. Los jóvenes de hoy se sienten “reacios” ante la belleza “inmaculada” del lenguaje de “antaño”, su gramática “impecable” y el respeto con que se dirigía, casi “reverencial”…

    • Eso sucede en todos los idiomas, el sueco está casi desapareciendo. Los jóvenes utilizan frases enteras en inglés. Como leen muy poca literatura escrita por generaciones anteriores y no se comunican con sus mayores, cada vez simplifican más.
      El idioma de Strinberg se está convirtiendo en la lengua de Zlatan.
      Hagamos algo por revertir la tendencia. 🙂 Si dependiera de nostros…
      Un cálido saludo desde el Polo Norte.

  18. Ciertamente, parece que las lenguas mengüen: Se ahorra en palabras, se restringe el vocabulario, se empobrece.
    Las palabras quedan huérfanas, en una especie de asilo lingüístico que podría ser su tumba si no nos aventuramos a traspasar el portón y dejarnos seducir por sonoridades y significados.

    Salud.

    • Muy de acuerdo. Está en nuestras manos: a defender nuestro léxico sin menospreciar aportes necesarios. El idioma debe evolucionar con los tiempos, sin perder esa exuberancia que lo ha hecho grande.
      Saludos desde un Polo Norte que se derrite, esperando la primavera.

  19. Hola,pues entre tantas expuestas, son muchas las que deberíamos mantener vivas en nuestro léxico, entiendo que algunas de ellas están en desuso por la incorporación a la lengua de otras nuevas procedentes de otros idiomas sobre todo del inglés, son lo que se denomina extrangerismos de adopción. Las que deberíamos mantener sin lugar a ninguna duda son ; entereza, moral, y responsabilidad social.
    Un saludo

  20. Yo escogería, serenidad. Serenidad es una palabra con empaque. Es redonda.Foneticamente suena bien,pero si le añades significado, no tiene parangón. Por todo ello, escogería esta palabra. Disfrutar de un estado sereno es un bien escaso.

    • Carmen:
      Serenidad es una palabra redonda y preciosa. Un estado de ánimo que asocio a la madurez y la meditación. Parangón, empaque, escaso… siguen sonando bien.
      Gracias y un buen fin de semana.

  21. Qué entrada más bonita y bien hecha. La lengua es patrimonio que tenemos que conservar. Enhorabuena.

  22. Hola, Hernán. Yo apadrinaría la palabra atalantar. Me trae recuerdos de la infancia, nos la decía mi abuela cuando llorábamos y ella nos consolaba. “Venga, que ya estás atalantao”. Significa tranquilizar aunque ella también la usaba cuando arreglaba a alguien, peinándolo o lavándolo o, su contraria, desatalantado, cuando nos veía muy enfadados o rabiosos. Picúo me ha gustado mucho. Tienes un blog estupendo. Muchos saludos desde Madrid.

  23. Hola Ernán! Gracias por pasar por nuestro blog y que sorpresa encontrarme con un post como este, justo hoy que ando en busqueda de las palabras… yo apadrino hoy conciencia, libertad y equilibrio. Saludos. Paola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s